Los hibakusha - 被爆者

miércoles, 16 de marzo de 2011

Imagina por un momento que una masa enorme de agua te lleva. Te arrastra junto con todos tus bienes, tus seres queridos, tus recuerdos y tu vida. Imagina que milagrosamente consigues escapar y unos soldados te conducen en la parte trasera de un camíón a 20 ó 30 kilómetros de lo que era tu hogar, donde curan tus cortes y heridas con más urgencia que delicadeza. Allí te reparten una manta y te asignan un sitio en el interior de un pequeño gimnasio de colegio. Figúrate que tienes que discutir con dos desconocidos por un par de botellas vacías y un par de sobres precocinados. Engulles con los tuyos vorazmente esos sobres sin calentarlos, porque no hay electricidad. Ahora intenta conciliar el sueño con 600 personas más a tu alrededor, mujeres, niños y bebes llorando; y un manto de miedo y terror sobre tu cabeza.

Despiertas con una réplica de seis grados que sacude el suelo a las tres de la mañana y de nuevo los gritos y el pánico te recuerdan que todo esto es real. Difícil conciliar el sueño, ¿verdad?

Al fondo, en un viejo transistor, las noticias que llegan son confusas, porque tu primer ministro no tiene las riendas de esta crisis, y no puedes saber exactamente qué va a pasar contigo, ni con tu familia. No sabes qué es esa radiación, ni si una cantidad 44 veces superior a lo normal es capaz de hacerte daño. No sabes cuánto va a durar esta pesadilla, pero tendrás que empezar de 0. Igual que otras 200.000 personas. Igual que hace 66 años, después de la luz blanca y la lluvia negra.

Japón siempre ha sido un país de hibakusha, un país de bombardeados y maltratados por el infortunio. Un país que vivió décadas bajo la capitulación y la estricta administración de los Estados Unidos. Un país que sufrio un capítulo de recesión terrible en los 90. Una sociedad que pese a estar a la vanguardia tecnológica cada vez se hermetiza más. Esa misma sociedad que ha perdido el faro de oriente, ahora en poder de la Economía China, y que se ha visto sacudida de nuevo por el peor terremoto de su historia.
Pese a todo ello siempre ha sabido recuperase de la adversidad sin victimismo y con una voluntad de hierro. Ahora todos tenemos que estar con ellos, por eso sólo queda decir... Fuerza Japón 日本電力

0 comentarios:

Publicar un comentario

Delivered by FeedBurner

Loading...