Bienvenido Mr. Jiabao

miércoles, 13 de abril de 2011

Como cambian los cuentos… Me acuerdo de aquellas escenas finales de “Bienvenido Mr. Marshall” en Villar del Río. España profunda, años 50, el pueblo en plana mayor esperando “con alegría” la comitiva y el chascazo monumental de los yankees pasando de largo… Nunca gozamos de los beneficios de aquel Plan Marshall, y ese lastre de aislamiento lo reflejó Berlanga al dedillo. Todo por haber quedado al margen de la Segunda Guerra Mundial, y hoy nos enchufamos los conflictos bélicos de dos en dos.

Se terminó la dictadura, empezamos a subir escalones poquito a poco –ONU, OTAN, UE…-, para estar a la altura de nuestros nuevos vecinos. Nos lo llegamos a creer. Hoy, tras varias décadas lejos de aquel ostracismo internacional, en el que no éramos sino la antesala analfabeta, agrícola y rural de África, la canción se vuelve a repetir: Nuestro presidente visita Pekín buscando confianza exterior, contratos de inversión y compra de deuda nacional. Hoy nos toca visitar al señor Marshall, pero ahora vive en otras latitudes… y come tallarines.

Es curioso cómo China invirtió en Enero la friolera de 5.600 millones de €uros y ahora entra al trapo de nuevo, con una inyección estimada de 9.300 millones más. Igual cuando hayan adquirido el 51% de toda nuestra deuda externa nos va mejor a todos. Casi prefiero estar estreñido de tanto comer arroz de Yunnan-Guizhou, que jodido con los pliegos de impuestos metidos por el culo y las subidas de IVA y Euribor de rigor. De momento sólo tienen el 12% y subiendo, pero aquí –el jefe y sus amigotes- les hemos pedido que intervengan con un fondo soberano en la reestructuración de las cajas de ahorros, y que se metan en la nueva AENA privatizada. Mejor, mejor…. que se queden con el 100% de AENA y así los majetes estos de las torres de control y los mozos de equipajenos dejan de joder cada Semana Santa y Navidades con sus reivindicaciones. Horario y salario chino para todos.

A cambio nosotros, adalides del intercambio cultural, y garantes de la promoción y difusión de nuestro ibérico conocimiento e hispana tecnología les ofrecemos lo que mejor sabemos hacer: fútbol y cocineros. Tócate los huevos. Que me digan lo que quieran, pero el cuencoarrocismo está a punto de caramelo… y si no paséate por la Cibeles, a ver quién tiene un Banco más cerca: ¿un ciudadano chino o tu? Somos los mejores amigos de China en Europa, y eso lo ha dicho su premier. Creo que no somos los más simpáticos, sino los más accesibles por no haber hecho los deberes los últimos 20 años: no tenemos industria. Bueno, según Ramoncín la industria cultural, pero a este tío no le escucha nadie; no tenemos talento porque la fuga de cerebros está saliendo hasta en el Sálvame; no tenemos materias primas, ni recursos tangibles que nos puedan sustentar. No somos poderosos ni guapos ni aparentes, pero tenemos buen enchufe en el mundo occidental… Y por supuesto está el jamón y la cervecita.

Por todas estas razones hoy clamo por la integración cultural entre China y España, y también agradezco la confianza de esos buitres especuladores de Moody’s y Standard & Poor’s que mañana seguramente nos suban unos puntitos

Bienvenido Mr. Jiabao

0 comentarios:

Publicar un comentario

Delivered by FeedBurner

Loading...