Una tarde en La Plaza Solucion

domingo, 22 de mayo de 2011

        Sensación de alegría de poder disfrutar de esta experiencia, que por el momento es única, de las que he podido disfrutar a mi mediana, tirando para corta, edad.
        Los medios de comunicación me habían puesto en aviso a lo largo de la semana, la plaza iba a estar repleta de gente. Niños, jóvenes y no tanto dispuestos a demostrar su apoyo a esta causa, solidaridad por los que en el día a día han ido demostrándonos a todos que se puede intentar conseguir los objetivos a base de civismo y dialogo entre los comunes.
        La aproximación al Km 0 la hicimos por la Calle Mayor desde la Plaza de Opera y ya en ésta la acumulación de gente era importante, a lo que se unía los preparativos del mitin de cierre de campaña de UPyD. Al llegar a la Puerta del Sol una sensación hizo que los pelos se me erizasen. Multitud de gente de un lado para otro, cámaras colocadas a doquier en cualquier balcón o andamiaje para retratar cualquier gesto, pancartas con infinidad de mensajes de ánimo, desafío e indignación inundaban las paredes y un bullicio generalizado provocaron un chorreo de sentimientos que no encontraba desde la manifestación del No a la Guerra por las calles de la capital.
        Tras esto decidimos dirigirnos a las carpas del centro de la plaza. En el trayectos nos topamos con diferentes grupos que realizaban asambleas improvisadas y en la que la gente participaba sin miramientos, opinaban de lo que hay y de lo que debiera haber, y todo contemplado por la curiosidad y la atención del resto de publico.
        Llegamos a las carpas centrales, las cuales acogen el centro neurálgico del movimiento, en ellas se agolpan decenas de voluntarios intentando hacer su labor, mientras por un lado están constantemente respondiendo las preguntas de los visitantes y curiosos que se asoman a la plaza, por el otro se siente ajenos a la multitud y sonríen de alegría y charlan entre ellos al comprobar que su trabajo parece ser recompensado.
        Estas carpas asemejan a los bazares árabes, colocados de forma desordenada sin orden aparente, abrazan a la vez una ordenación extraña, nada parece estar en su sitio pero a la vez todo está localizable, si preguntas donde esta un lugar u otro, al final te responden dándote el punto correcto, usando para ello adjetivos de fácil comprensión para la localización: a los pies del caballo, a la derecha del oso y el madroño, en las puertas de la boca de metro de la Calle del Carmen…. Todo parece tener su sitio, y curiosamente parece que ya lo tuviera con antelación.
        El movimiento tiene diferentes secciones que se dedican a diferentes labores, limpieza, organización, cocina, guardería, biblioteca…..todo lo indispensable para crear una mini ciudad existe en las carpas.
        Tras el paso por el ajetreo de las carpas decidimos intentar dar una vuelta por la plaza, algo que resulto misión imposible, el aumento de gente crecía por momentos y dificultaba la movilidad. Este intento de ver cada rincón de la plaza se intercalaba con la emisión espontánea de consignas a la que se unía gran parte de los asistentes: “¡¡que bote, que bote, banquero el que no bote!!”
        Durante el resto de la tarde solo nos quedo intentar movernos por la plaza abarrotada, leyendo los infinitos mensajes anónimos que circulaban por la misma y que se agolpaban en cualquier lugar.
        Solo deseo que este movimiento sea el motor del cambio que cientos de personas añoramos y necesitamos y que no se politice (algo difícil), aunque he de reconocer, y lo dejo en el aire, que creo que la sombra de organizaciones superiores, asoma en el movimiento 15M y manejan los hilos de este alzamiento de la voz por parte de una sociedad indignada. Solo espero equivocarme.

        En fin…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Delivered by FeedBurner

Loading...