En busca de la Felicidad

domingo, 19 de junio de 2011

        Hoy se están produciendo multitud de manifestaciones a nivel internacional para pedir un mundo más justo y rechazar entre otras cosas, el pacto del euro firmado por todos los países pertenecientes a esta moneda, unido, claro está, al malestar generalizado y popularizado desde el 15 de mayo por el movimiento del mismo nombre, que se han unido a este día reivindicativo con las ya típicas batucadas.
       Cada vez que veo las noticias me entra un no se qué… que hace que me plantee seriamente la realidad del mundo en el que vivimos y el sentido real de a donde queremos llegar. Estas manifestaciones con miles de personas son el claro reflejo del malestar general, de la impotencia de los ciudadanos para vivir mejor, pero claro, ¿vivir mejor es sinónimo de tener más dinero para gastar más dinero? ¿O vivir mejor es poder tener las necesidades básicas cubiertas sin pasar hambre y penurias para conseguirlo, y a la vez disfrutar de tu tiempo y tu gente?
        Realmente no se cual de las dos opciones defienden en mayor medida los manifestantes (no me gusta la palabra indignado), pero tal como está el mundo “occidental”, construido para un consumo desmesurado, me decanto por la primera, es decir, la gente quiere dinerito para gastar sin miramientos, tener el coche mas potente, el “peluco” más “molón” y las “zapas” mas modernas del mercado, entre otras cosas. La culpa es del constante bombardeo de publicidad y de mensajes dirigidos a los ciudadanos, nos han hecho creer que para que seamos más felices necesitamos estos objetos y muchos otros totalmente innecesarios para nuestro bienestar social, pero “ellos” son así, son capaces de modificar el concepto de felicidad, el sinónimo de primera necesidad y la palabra vida, para que seas un muñeco más de su mercado particular, dedicado al aumento de su capital.
        Pero esta vez creo que mucha de la gente que se ha echado a la calle en estas semanas busca el cambio, creen en otro sistema de funcionamiento mas justo, que valore más al ser humano y al ciudadano, antes que al beneficio empresarial y a las minorías acaparadores de poder que subyugan su vida diaria, ahora son más concientes de lo que en realidad esta pasando. Se han dado cuenta de que los mensajes que nos mandaban y mandan a diario ya no nos valen, ya sabemos que no es lo que queremos y esto es lo que realmente esta pasando.
        Las grandes corporaciones de poder llevan años manejando los mercados y con ello a la sociedad. Suben y bajan impuestos y precios a su antojo, controlan la información como mejor les venga, amenazan la libertad de los ciudadanos con mentiras y venden un mundo verde y ecológico después de años destrozando el ecosistema. Para conseguir estos objetivos se dedican, entre otras cosas, y a modo de ejemplo, a provocar guerras por petróleo (Irak y Libia), manipulación de información (silencio total de la reunión del Club Bilderberg), terror ante ataques terroristas (según “ellos” ya no hay más terrorista que el islamista), las cámaras de vigilancia son por tu seguridad ( y a ser posible te escaneo el cuerpo entero en el aeropuerto), consume productos manipulados genéticamente que son mas seguros (y ya nos encargamos “nosotros” de todos los virus raros que están surgiendo en animales y plantas), recicla mas y mejor por el planeta (que ya ganaremos “nosotros” el dinero a tu costa enviando todo los productos contaminado a países en desarrollo).
        Llevamos demasiado tiempo admitiendo información manipulada, formas de bienestar distinto, necesidades personales distorsionadas, etc... que ha hecho que la gente diga basta al constante engaño de nuestra forma de ser y entender el mundo, basta a la forma de ver el mundo desde el lado simplemente económico, sin importar el día a día de unos ciudadanos cada vez mas oprimidos y necesitados de cosas esenciales y fundamentales en la naturaleza humana cono son la comida o un refugio en el que vivir.
        Espero que esto sea el comienzo del cambio hacia una nueva forma de entender el mundo, darse cuenta que en ese mundo viven seres humanos con necesidades y que no son objetos con los que comerciar, el mundo que nos da la luz, el día y la noche , el verde y el azul, el aire que respiramos y que sin él no somos nada, un mundo de comprensión y afectividad entre los pueblos para un bien común, que no es otro que la necesidad innata del ser humano y que es la Felicidad

        En fin…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Delivered by FeedBurner

Loading...