El juego del hambre, el capricho de unos cuántos

viernes, 14 de octubre de 2011

        Mientras en los centros financieros de las principales capitales los especuladores bursátiles deciden invertir en nuevos sectores menos manoseados como los derivados,en el cuerno de África millones de personas pasan hambre. Si señores, el mercado de valores comercia también con alimentos y se determina el precio de los mismos para millones de personas.
        El aumento del precio de los productos básicos (como la harina, trigo, las patatas, etc) ha aumentado en el último año de manera considerable (entre un 30 y un 37% de 2007-2009). Sirva como ejemplo el aumento el precio de arroz en más de 120% en los últimos dos años. Muchos son los factores que han influido en esta tendencia al alza: biocombustibles, malas cosechas, aumento del precio del petróleo… Pero sobre cualquier otro la especulación comercial con alimentos básicos, el llamado comercio de futuros está de moda.
        Desde 2007 cuando la crisis inmobiliaria, especulativa estaba empezando a dar sus primeras señales indicativas este mercado de productos primarios ha empezado a aumentar su cotización. Los inversores huyeron de los mercados tradicionales y la bolsa de materias primas se vio abarrotada y como consecuencia el precio de productos como el grano aumento de manera exponencial. En la otra parte del mundo, donde se sufren las consecuencias, se producen revueltas y disturbios porque pasan hambre y no tienen dinero para alimentar a sus hijos (como ejemplo los disturbios de Malabo 2008).
        Los grandes señores del capital: Deutsche Bank, BN Paribas, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Barclays. En definitiva los de siempre, únicamente cambian de producto y de nombre porque especulan a través de fondos especiales creados para la ocasión. Cuando se trata de hacer dinero no existen los escrúpulos
      

0 comentarios:

Publicar un comentario

Delivered by FeedBurner

Loading...