El mundo

miércoles, 11 de abril de 2012

   Vivimos en un mundo egoísta corrupto, podrido e hipócrita. La codicia humana no tiene fin, el que más tiene más quiere. Este sistema  capitalista sin sentido  de crecimiento infinito en un mundo finito no tiene sentido.
    Valores ninguno, derechos pocos, responsabilidades (fiscales) muchas. En eso nos hemos convertido en ciudadanos para pagar. Pagar por todo y el día que no quede porque pagar, pagaremos por el aire contaminado que respiramos y si no te ahogaras. Por el sol  y si no pagas no lo verás.
    Siglo XXI: evolución tecnológica, personas civilizadas con un amplio conocimiento en las distintas áreas del saber, un mundo global mejor comunicado…  Con todos los avances que existen hoy en día en este planeta nuestro principal problema debería ser erradicar el hambre en el mundo. Un planeta equilibrado donde no haya ricos que no saben en qué gastarse el dinero y pobres que no tengan que comer. Toda lógica se ve aplastada por este sistema de vasallaje  al más puro estilo  feudal, donde unos pagan, otros derrochan y a los que peor les ha caído el reparto se mueren de hambre. La edad media está de vuelta,  el circo ya no es el ajusticiamiento en la plaza del pueblo de unos pobres infelices que han robado para comer. Ahora tenemos  muchas cosas con las que entretenernos: La industria del ocio y del entretenimiento donde podemos encontrar de todo para no pensar y ser felices.
   Felices una palabra que hoy en día se ha convertido en una utopía. Me gustaría encontrar  en nuestra sociedad una persona que  asegurara  ser feliz sin ningún pero.  Nuestros  abuelos eran más felices y pasaron una guerra e incluso hambre, puede que sea porque el mundo ha cambiado mucho, o que viviendo bajo una dictadura ni Dios rechistaba por lo que pudiera pasar  (miedo). Yo creo que tiene mucho que ver con los valores que hemos mamado en los últimos 25, 30 años. La industria del entretenimiento y  todas sus historias maravillosas de “podías ser tú “, el todo es posible (típico sueño americano al que queremos acceder sin leer la letra pequeña del sacrificio, el esfuerzo y la suerte), este  capitalismo feroz del compre hoy  ya pagará que te posibilita acceder a cualquier bien material sea necesario o no, divinizando  tantas cosas sin un valor tangible que ya no sabemos ni lo.
   En fin solo son reflexiones intrascendentes de un currante cabreado, que cada vez entiende menos este mundo, pero una cosa tiene clara, este mundo da asco. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Delivered by FeedBurner

Loading...